Alergia a la proteína de leche de vaca: síntomas y tratamiento

¿Tu bebé se inquieta luego de tomar leche? ¿Te preocupa que tenga alergia alimentaria? Cuando sospechamos de esto, es necesario informarnos para mantenernos tranquilas. Para eso es recomendable acudir con un médico especialista que confirme una posible alergia a la proteína de leche de vaca y haga un tratamiento adecuado. Esto es fundamental para cualquier alergia alimentaria, así que aquí te contamos algunos detalles sobre los tipos que existen y sus síntomas.

Pero antes que todo, debes tener claro qué es una alergia alimentaria, porque muchas veces la confundimos con intolerancia. Ambas son reacciones negativas a los alimentos, pero la alergia se produce cuando el sistema inmune de nuestro bebé se ataca a sí mismo. Por ejemplo, al consumir leche materna su cuerpo presenta malestares, porque la proteína de ese alimento no es bien recibida por su organismo. 

Pero seguro has oído mucho sobre la intolerancia a la lactosa, que es producida porque el cuerpo no procesa bien esta sustancia. También hay otras que surgen por consumir comidas picantes y cargadas de especias o grandes cantidades de un alimento (cafeína).

Síntomas de la alergia alimentaria

alergia a la proteína de leche de vaca

Existen dos tipos de alergia alimentaria y los síntomas varían según el caso. La alergia alimentaria inmediata o mediada por IgE es una de ellas. La palabra “IgE” puede sonar confusa, pero no te preocupes, porque sólo se refiere a un anticuerpo que desata una reacción alérgica. Esta alergia alimentaria se caracteriza por la rapidez de los síntomas, que pueden aparecer en varias zonas del cuerpo. 

A nivel digestivo se manifiesta con cólicos, diarrea, vómitos y picazón en la boca, también conocida como prurito. La piel experimenta cambios en forma de inflamación, manchas y ronchas rojizas, mientras que a nivel respiratorio puede haber irritación e inflamación en la nariz. En casos extremos hay anafilaxia, reacción provocada por un alérgeno. Estos síntomas aparecen desde minutos hasta dos horas después de comer, debido al anticuerpo IgE que mencionamos más arriba.

En la alergia alimentaria tardía, en cambio, no hay presencia de este anticuerpo. Como su nombre lo indica, los síntomas aparecen lentamente, incluso días después de comer una sustancia alérgena. En este caso, las molestias gastrointestinales son las principales y nuestro bebé puede presentar vómitos, diarreas, dolor de estómago y heces con sangre. También hay manifestaciones de dermatitis atópica, es decir, piel rojiza, seca y escamosa.  

Detecta los síntomas de la alergia a la proteína de leche de vaca

anotar los síntomas de la alergia a la proteína de leche de vaca

Si las palabras científicas que usan los médicos te marean un poco, quédate tranquila y no te abrumes por no entender qué significan. Sólo debes familiarizarte con algunas como dermatitis atópica, rinitis y meteorismo, que no son más que piel seca y rojiza, inflamación nasal y acumulación de gases. Pero entre las alergias alimentarias, la más común en niños es a la proteína de la leche de vaca y algunos síntomas digestivos son similares en alergias inmediatas y tardías. 

Si estás amamantando, anota lo que comes, por más pequeño que sea y así puedes descartar alimentos de la despensa cuando tu bebé tenga una reacción alérgica. Si comes un producto envasado, fíjate en los ingredientes de la etiqueta para revisar si contiene alérgenos. En caso de que tu bebé tenga síntomas, anótalos también, aunque no conozcas las palabras científicas para ellos. Así tendrás datos que aporten al diagnóstico cuando consultes con un especialista.

La alergia alimentaria inmediata ha sido muy estudiada, especialmente por inmunólogos especialistas y la leche de vaca es uno de los alérgenos más comunes. La alergia tardía no cuenta con grandes antecedentes, pero en la experiencia de los profesionales de la salud, la proteína de la leche de vaca también es la causa más frecuente en niños pequeños. Por eso, si sospechas que tu bebé puede tener alergia alimentaria tardía, presta atención a los síntomas. Y si cuentas con una persona que te acompañe en el proceso, anímala a observar contigo.

Cómo tratar la alergia a la proteína de la leche de vaca

El tratamiento debe ser personalizado, pero los especialistas recomiendan eliminar algunos alimentos, especialmente los que producen más alergia. Además de la leche, la proteína del huevo, pescados y mariscos, frutos secos y legumbres como la soya también se excluyen. Algunos bebés reaccionan a la carne de vacuno por su relación con la leche, así que en ocasiones es eliminada de la dieta. Lo mismo les pasa con vegetales como la espinaca y frutas cítricas.

cítricos y alergia a la proteína de leche de vaca

Pero la exclusión de los alimentos depende de la condición de nuestros bebés. Si no sube de peso, si tiene muchos cólicos y otros síntomas que te preocupan, por lo general los especialistas piden quitarlos de la dieta por un mes. Luego de esto se incorpora uno por uno cada cinco días. Si este es tu caso y das pecho, te recomendamos ir con una nutricionista para que también mantengas tu salud. Recuerda que es importante que estés bien para mantener la calma durante este proceso.

La base del tratamiento es la lactancia materna. No pienses que la leche le hace mal a tu bebé, pues incluso la OMS señala que es la mejor manera de nutrirlo. Sólo debes tener cuidado con los alimentos que consumes. Esto puede resultar difícil cuando tienes antojos, pero siempre hay recetas aptas que funcionan como reemplazo.

Fórmulas que se usan para la alergia a la proteína de la leche de vaca

La maternidad no es fácil cuando trabajamos y tenemos un bebé. En este caso hay que recurrir a fórmulas lácteas, que también se utilizan cuando no sube de peso adecuadamente. Pero todo depende de la gravedad de la alergia alimentaria y el diagnóstico que haga el gastroenterólogo especialista. Esto significa que para la inmadurez digestiva, alergia moderada o leve y alergia severa, existen distintos tipos de leches.

Si sospechas que tu bebé tiene alergia a la proteína de leche de vaca, no te alarmes, porque el pronóstico es bueno. El 70% de los niños empiezan a tolerarla a partir del año de vida. Además, si el especialista restringe tu dieta, la mejor forma de evitar alimentos contaminados es preferir productos naturales de las ferias o comida orgánica apta para alérgicos. Recuerda que lo que consumas, pasa a través de la leche materna, pero también es importante que mantengas tu bienestar emocional durante el proceso.

Este artículo fue validado por la doctora Jacqueline Malig, gastroenteróloga pediátrica y no sustituye una consulta médica.

Comentarios:

Javiera Soto Tejo

Periodista

Secciones recomendadas