Reemplazar el huevo en bebés con alergia

bzbbdfhdf

Cuando nuestro bebé es diagnosticado con alergia al huevo, las cosas suelen parecer un poco complicadas. Pero una vez que encontramos opciones para lidiar con ella, todo cambia. Si estás amamantando y tiene reacciones alérgicas tardías, la recomendación es quitarlo de tu dieta. La buena noticia es que siempre podemos reemplazar el huevo en bebés con alergia a este alimento.

Lo que provoca las reacciones es su proteína y en quienes tienen alergia aguda o inmediata es fundamental no consumirlo. Pero si tienes un bebé alérgico a este alimento, lo recomendable es dejar de comerlo, así como también los derivados del huevo.

Pero no debes preocuparte ni sacar conclusiones apresuradas, porque en la mayoría de los casos esta alergia se supera con tratamiento médico. Además, es importante que te orientes con un profesional que confirme la alergia antes de tomar cualquier decisión. De esta forma evitan el pánico o situaciones de estrés innecesarias.

Usualemente, la edad de tolerancia se da a los dos o tres años, pero si eso no ocurre, la paciencia y el autocuidado como familia son claves en este proceso. Por eso, las opciones para reemplazar el huevo en bebés con alergia alimentaria son útiles y ayudan a lidiar con esta enfermedad.

Por qué reemplazar el huevo en bebés con alergia

reemplazar el huevo en bebés con alergia

El huevo es una proteína de alta calidad. Las personas lo incluyen en sus dietas, pero cuando tenemos un bebé alérgico, debemos cambiar nuestra alimentación para evitar reacciones en su cuerpo. En ese momento es necesario sustituir el huevo.

Pero, ¿por qué debemos hacer esto? Los profesionales de la salud aseguran que se traspasa a los bebés mediante la leche materna, por lo tanto, su consumo es indirecto y por eso hay reacciones alérgicas retardadas. Pero también es importante que, como madres, mantengamos un estado nutricional saludable.

Debes prestar atención a tu salud si se trata de eliminar alimentos esenciales por mucho tiempo. La leche de vaca es uno de ellos, cuya proteína causa alergia alimentaria. Pero si los huevos son imprescindibles en tu alimentación, quitarlos de ella no será el fin del mundo. Los puedes sustituir de varias formas si de repostería se trata.

Ingredientes para reemplazar el huevo en bebés con alergia

En la repostería tradicional, es un ingrediente fundamental. Se usa para preparar queques, galletas y todos aquellos pasteles que tanto nos gustan. Pero no creas que esto es un obstáculo si tu bebé tiene alergia al huevo, porque la cocina vegana permite hacer recetas con ingredientes que lo sustituyen.

Agar agar

Es una sustancia blanca proveniente de varios tipos de algas rojas. Su fibra es secada y luego se procesa como polvo o hebras llamadas agar agar. Lo puedes encontrar en tiendas veganas o locales de comida orgánica.

El agar agar tiene varias funciones gastronómicas. Sirve para sustituir la gelatina, espesar las sopas y reemplazar el huevo. Para hacerlo necesitas una cucharada de agar agar y dos de agua caliente, lo cual equivale a un huevo.

Plátano

Esta fruta aporta gran energía al organismo. Es rica en potasio, por lo tanto, regula la hidratación y previene calambres. En la cocina es un gran aliado por su textura cremosa y se utiliza frecuentemente como sustituto del huevo. Para ello necesitas medio plátano molido o 1/4 de taza.

La variedad de preparaciones con plátano es infinita. Seguro lo utilizarás mucho al empezar a lidiar con este proceso, ya que es un alimento de fácil acceso y muy versátil. Los pancakes o tortitas de plátano al desayuno son ideales para comenzar el día.

Manzana

Al igual que el plátano, su textura ayuda a reemplazar el huevo. Para hacer la equivalencia con uno, necesitas un cuarto de taza con puré de manzana. Para una consistencia firme, puedes rallarla y colar el jugo sobrante. También funciona como decoración o como parte de la mezcla si la cortas en láminas.

Chía

Las semillas de chía son ricas en ácidos grasos omega 3 de origen vegetal. En casos excepcionales, los alérgicos a frutos secos también reaccionan con la chía. Es recomendable que consultes con el pediatra de cabecera o utilices cantidades pequeñas si sospechas de una reacción alérgica.

Una cucharada de chía y tres de agua tibia equivalen a un huevo. Para sustituirlo mezcla estos ingredientes y espera diez minutos o hasta que espese. La puedes comprar en locales de productos orgánicos e incluso en el supermercado. Es útil para preparar comidas variadas, desde preparaciones dulces como desayunos, hasta almuerzos en los que necesites unir alimentos.

Linaza

Las semillas de linaza permiten regular la presión arterial y el azúcar en la sangre. Tiene varias presentaciones, ya sea en aceite, pastillas, molida o entera. La forma recomendada de consumirla es moliad, lo cual puedes hacer en la licuadora o cualquier procesadora de alimentos.

Si quieres sustituir un huevo, utiliza una cucharada de linaza molida y tres cucharadas de agua. Debes esperar aproximadamente media hora para que la mezcla esté espesa. Puedes añadir una pizca de bicarbonato para dar ligereza a la preparación.

Harina de avena

Proviene de la avena que se vende en forma de láminas o copos. Se obtiene si pones avena en la licuadora o procesadora, que tiene como resultado un polvo fino. La Unión Europea la incluyó en su lista de alimentos sin gluten, pero existe el riesgo de contaminación cruzada.

La Fundación Convivir también hace advertencias sobre el gluten. Si tu bebé es alérgico, te recomendamos leer las etiquetas de la avena que consumes. Para sustituir un huevo, necesitas tres cucharadas de harina y tres de agua.

Harina de coco

Esta harina se elabora a partir de la pulpa del coco. Es una buena opción para reemplazar el huevo y evitar harinas provenientes de frutos secos como las almendras. Para la equivalencia a uno, necesitas dos cucharadas de harina de coco y cinco de agua.

Vinagre de manzana y bicarbonato

También es conocido como vinagre de sidra de manzana. Además de condimentar las comidas, es utilizado con fines medicinales. El bicarbonato, por otra parte, tiene un efecto levadura. Utiliza vinagre de manzana o jugo de limón con bicarbonato en cantidades iguales para reemplazar un huevo.

Mantequilla de maní

Si bien el maní es un alérgeno alimentario, especialmente en adultos, también es fuente de proteínas y minerales. Si tu hijo no tiene reacciones con este alimento, entonces la mantequilla de maní es una buena opción de sustitución. Dos cucharadas de mantequilla de maní equivalen a un huevo.

Si quieres hacerla en casa, necesitas una licuadora o procesadora y dos tazas de maní. Debes triturarlo hasta que se forme una crema, pero haz varias pausas cada uno o dos minutos. Así evitas sobrecalentar el motor de la máquina.

Maicena

También llamada almidón de maíz, funciona en quienes toleran el arroz y no tienen problemas con el almidón. Su equivalencia a un huevo es una cucharada de maicena y dos de agua. Debes mezclar y calentar hasta que espese. Luego puedes agregar la mezcla al resto de ingredientes.

Pero si te urge comer algo que se antojó y no quieres cocinar, una buena opción es ir a restaurantes aptos para ti y tu bebé. Sólo debes asegurarte que no tengan trazas o restos de ingredientes alérgenos.

Recetas que permiten reemplazar el huevo

queque de manzana para reemplazar el huevo en bebés con alergia

Para reemplazar el huevo en repostería, te recomendamos utilizar manzana, chía, vinagre o plátano. Para preparaciones que no lleven frutas se aconseja usar linaza. Si quieres reemplazarlo en croquetas, la harina de avena, mantequilla de maní y manzana son buenas opciones.

Existen recetas de queques sin huevo ni leche que han funcionado con estos ingredientes. Pero también puedes experiemntar con otros platos como el pastel de papas y utilizar un sustituto del huevo. Una ventaja de esto es que hay muchas recetas que pueden funcionar sin ingredientes que provocan alergia.

Este artículo fue validado por la nutricionista Carolina Melcher y no sustituye una consulta médica.

Referencias
  • Audicana, M. (2005). Alergia alimentaria. Hospital Santiago Apóstol. Vitoria-Gasteiz. Recuperado de: http://www.avpap.org/jornadas2005/alergiaalimentaria.pdf.
  • Rossel, M. y ARAYA, M. (2011). Alergia alimentaria en la infancia. Revista Médica Clínica Las Condes, (22), pp. 184-189.
  • Comentarios:

    Javiera Soto Tejo

    Periodista

    Secciones recomendadas